El verdadero dueño de su nombre y de su propia persona.

El título de propiedad de identidad

Título de propiedad de identidad

El camino a la libertad

El lector interesado en este texto ya será consciente del dilema del problema humano/persona, de lo contrario no habría encontrado el camino hasta esta página.

Tal vez incluso haya incursionado algunas veces en diversos campos de la política, la historia y el comercio privado con sus conferencias y cursos, pero todavía no ha encontrado una solución que realmente funcione. Bueno, amable lector, te diré por qué.

Esto es lo que quieren quienes nos rodean Sistema personal con su derecho contractual, mercantil y marítimo.…. y todas estas áreas alimentan a quien ha comprendido que el mundo no es como debería ser, que “algo” está fundamentalmente mal.

Sin embargo, ni una nota amarilla ni el comercio privado ni lo que sea que haya por ahí han aportado una solución real. Porque no deberían hacerlo. Todo esto ha sido instalado para hacer que la gente corra en círculos en el laberinto que nos rodea.

El comercio privado, con sus obligaciones y sus diversas costumbres y la famosa zanahoria delante de la boca del burro, la cuenta de garantía, es el ámbito que supuestamente debe detener a los más testarudos.

Cualquiera que haya pasado por procesos comerciales sabe de qué hablo y cuánta energía se dedica a ello.

El secreto es mientras el ser consciente tenga el nombre que su madre y su padre le regalaron y del que el sistema se ha apropiado en secreto como plagiador y ha registrado una “empresa” con el mismo nombre y este certificado de fundación. Si el nacimiento operaciones de certificados en la bolsa de valores, nunca saldrás de este juego.

Mientras el ser espiritualmente moral se centre en lo tan perfectamente planificado y lleno de trampas Campo de juego del Vaticano y las entidades detrás de él, nunca podrá “ganar”.

Por eso creamos el Título de Propiedad de Identidad.

Así que damos la vuelta...

Título de propiedad de identidad

y salir del campo.

El Título de Propiedad de Identidad y todo el proceso asociado hace exactamente lo que sugiere su nombre. Es la evidencia del proceso, que implica una gran responsabilidad personal, que el soberano que adopta un nuevo nombre es dueño y poseedor de esta identidad. Lo que nunca fue posible bajo el nombre que llevábamos y bajo el cual actuamos. Nunca recibimos pruebas de que la persona -sea natural o legal – nos pertenece, ni NO nos pertenece.

El ser espiritual y moral detrás de esto fue mantenido en el limbo y en la ignorancia, se le permitió correr en círculos y siempre girar la situación a favor del sistema e interpretar todo en detrimento de la persona detrás de él. Por supuesto, el proceso detrás de esto es más complejo de lo que se presenta brevemente aquí, pero es necesario comprender QUIÉN y QUÉ eres y una actitud adecuada hacia ello.

El título de propiedad de identidad es al mismo tiempo una declaración de voluntad sobre QUÉ eres, qué has reconocido, qué contratos rechazas y qué quieres a partir de este momento. Una herramienta completa, desarrollada y eficaz a todos los niveles. De manera integral y en beneficio de la tierra y de todos los seres que viven en ella.

 

La visión

Libertad en paz

A través del certificado de propiedad de identidad no exigimos nada que no sea legal y a lo que todo ser vivo, espiritualmente moral y racional tiene derecho desde el principio y, de todos modos, no es negociable. La libertad de elegir y de ser verdaderamente libre de las cadenas de obligaciones y contratos forzosos que esclavizan y atan a todos durante toda la vida. Desechamos lo que no es nuestro y nunca lo fue. Elegimos libremente lo que es nuestro y no es negociable.

Nadie es libre si no es dueño de sí mismo.

Matías Claudio

es_ESSpanish
Advertencia